Nuevo 1° de Octubre es una publicación mensual y gratuita de la CPE.

Pandemia

  • Entre abril y diciembre de 2020 hubo 778 fallecimientos en la amplia área geográfica donde la CPE brinda servicios, 93 fueron víctimas del Covid-19. Funeraria de la Cooperativa, que integra a 17 trabajadoras y trabajadores, estuvo siempre, sin faltar un solo día, pese a sufrir también varios aislamientos por contactos. En esta etapa quedó patentizado su carácter de servicio esencial y el sutil vínculo emocional que mantiene con miles de asociadas y asociados.

  • El jueves 19 de marzo de 2020 ingresamos en una inédita etapa histórica, sin demasiados o nulos conocimientos y con cero experiencia práctica sobre cómo enfrentar un virus tan contagioso y letal, como el Covid-19. El gobierno nacional determinó la estrategia del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) buscando ganar tiempo para mejorar el sistema público de salud mientras esperábamos los casos. Que finalmente llegaron.

  • Un año de pandemia que frenó la producción y las intensas tormentas que se sucedieron entre diciembre y enero obligaron a acudir a las reservas de columnas que la Fábrica de la CPE tenía en stock. No obstante, la producción está recuperándose, con nuevas inversiones y más automatización de las tareas.

  • Desde su puesta en marcha, a mediados de diciembre pasado, los planes de pago para la regularización de deudas de energía están cumpliendo con su objetivo de ayudar a los asociados a transitar el 2021 sin la preocupación de quedarse sin servicio por falta de pago. Casi 2000 usuarios y usuarias de la CPE que habían acumulado facturas impagas hasta enero, suscribieron alguna de las opciones disponibles.

  • Verdad de perogrullo: nadie está a salvo de la posibilidad de contagio por coronavirus. Parece fácil de comunicar y entender pero no es tan sencillo de ponerlo en práctica, y mantenerlo. Por distintas justificaciones y causas, el virus se ha extendido en nuestra provincia y nos contagia tanto como nos desafía, en forma individual y colectiva. Las dudas abundan: qué se hace, qué se prioriza, cuánto tiempo falta para superar este panorama.

  • Pellegrini 7, casi Alsina. Justo al lado del salón Los Pioneros. Allí funciona desde hace muchos años la oficina de CPE Seguros. Como a cualquier servicio, la pandemia del Covid obligó al equipo a adaptarse en su vínculo directo y presencial con las y los asociados. Claudia Tueros es la responsable del área, que a su vez depende de la Gerencia Administrativa de la Cooperativa. “Nos hemos acostumbrado, junto a Carolina (Rodríguez) y Alexis (Becker) a las nuevas formas: nos llegan consultas y pedidos, y desarrollamos la actividad con la misma actitud que si fuera presencial”, dijo a la consulta de esta revista.

  • La irrupción del COVID-19 puso al mundo “patas para arriba”. Desde el momento en que se reportaron las primeras infecciones en China hasta que la OMS declaró la pandemia, transcurrieron apenas tres meses. El 20 de marzo los gobiernos nacional y provinciales argentinos definieron prontas respuestas, con un nivel de compromiso y cumplimiento que revelaron una rápida comprensión de la gravedad. La respuesta hasta aquí, salvo las esperables resistencias y algunas inexplicables reacciones, es que la mayoría asumió el compromiso de cumplir.

  • Así recordaremos el 2020 que se extingue por estas horas, dejando una estela de matices con destellos de optimismo, esperanza y dignidad, pero también con sombras pobladas de miserias, frustraciones y ausencias que duelen.

  • La Planta de Gas, o CPEgas como también se la conoce, alumbró en noviembre de 1982. Al borde de sus primeros cuarenta años, su vigencia está más que justificada. Adaptándose a las circunstancias económicas, a las políticas nacionales y ahora a la pandemia, su incumbencia social es insoslayable. Considerado entre los cuatro servicios esenciales de la CPE (junto a Energía, Telecomunicaciones y Funeraria), el Covid-19 y el distanciamiento lo pusieron a prueba. El crítico año 2020 obligó a casi una veintena de operarios y responsables a redoblar esfuerzos y los resultados fueron buenos.

  • Desde hace 15 años, dentro del programa de talleres de capacitación de la CPE, se viene desarrollando sin interrupciones, el de Ajedrez. Un espacio de aprendizaje, de entretenimiento, pero también de salud, sostenido en el tiempo y a pesar de la pandemia por su responsable, Gustavo Homman.

  • El reciente informe del área de Energía y Alumbrado Público de la CPE advierte que continúa sin recuperase el consumo de energía eléctrica. En análisis anteriores se había señalado que el último registro positivo en comparaciones interanuales de compra de energía había sido en el mes de abril de 2018; desde ese momento, mes a mes, se registraba una caída del consumo.

  • La nueva neumonía atípica se reconoció por primera vez en febrero en Hanoi, Vietnam, y ha sido reportada en el sudeste asiático, Canadá, Estados Unidos y Brasil, y su agente causal sería una mutación del virus coronavirus. Es una inflamación del tejido pulmonar, la mayoría de las veces producida por agentes infecciosos como bacterias, hongos y virus.

  • El servicio de Telecomunicaciones de la CPE debió modificar su estructura y procedimientos desde el momento en que el virus del COVID-19 ingresó al país, antes que el gobierno nacional decretara el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, la primera cuarentena, hoy recordada como “Fase 1”.

  • CPEtv, el canal institucional  que se emite en la señal 2 del servicio de televisión por cable de la Cooperativa Popular de Electricidad, realizó el tercer monitoreo sobre los contenidos emitidos en las dos ediciones de su noticiero CPE Noticias. El relevamiento comprende las entrevistas realizadas para ese espacio informativo entre el 25 de marzo y el 25 de septiembre de 2020.

  • Durante 2020 la CPE resolvió darle otro enfoque al Servicio de Salud Ocupacional (SSO). Resultó un salto cualitativo para un abordaje mucho más amplio, que ya venía creciendo en los últimos años, respecto de las prestaciones al personal de la Cooperativa. Estos elementos se vieron reflejados con la llegada del Covid-19. Once meses de intensa labor, han ayudado a contener en gran medida el impacto del virus en las y los trabajadores, así como en la afectación de los servicios públicos y esenciales que brinda la CPE.

  • Pasó casi un año. Entre el vivir y el sobrevivir. Entre el natural miedo ante lo desconocido y la patética manipulación politiquera (de parte de algunos) de la información indispensable que debería promover tranquilidad y no alarmismo social. Los límites nos los puso un virus cuya cepa de perfil letal se desparramó democráticamente por todo el planeta.