Nuevo 1° de Octubre es una publicación mensual y gratuita de la CPE.

Ambiente

  • El arbolado urbano de nuestra ciudad es el patrimonio que hemos heredado no sólo de vecinos que lo hayan implantado, sino también de las  diferentes plantaciones que se realizaron según los criterios municipales de cada época.

  • El arbolado urbano es una responsabilidad compartida entre la municipalidad y el vecino. Si bien la municipalidad tiene la responsabilidad mayor en cuanto a planificación y ejecución de todas las tareas relacionadas al arbolado, la del vecino no es menor ya que debe ocuparse del cuidado de los árboles existentes frente a su vivienda. Más aún, aunque el mismo frentista los haya plantado no lo habilita a considerarlos como propiedad privada pues es importante remarcar que pertenecen al espacio público y están sujetos a la Ordenanza del Arbolado Público.

  • Los que conocen o habitan La Pampa desde hace mucho tiempo constituyen una comunidad en general consciente de la importancia que para su provincia tienen los distintos recursos hídricos que la Naturaleza le ha ofrecido. Un ejemplo de ello es que, tanto los propietarios de modestas explotaciones agropecuarias como de grandes establecimientos rurales se interesan y viven pendientes de un recurso hídrico que se presenta como el más elemental o natural, es decir, las lluvias; por ello se proveen de pluviómetros "caseros" o técnicamente más aptos que les permiten apreciar la magnitud de las precipitaciones o valorar su importancia, realizan a veces una prolija documentación de sus registros con el fin de programar sus labores y manejos, a la vez que recurren a los organismos técnicos especializados aportando datos en busca de información elaborada científicamente que les servirá para una planificación cuidadosa de sus explotaciones.

  • Desde el lunes 1º de noviembre se expone en la galería “Alfredo Olivo” del Concejo Deliberante de Santa Rosa la muestra fotográfica “Aves de La Pampa”. Se trata de un conjunto imágenes del fotógrafo Pablo Tamborini, tomadas a diversas especies de aves que habitan la región pampeana.

  • Un informe reciente dio cuenta del impacto sobre el acuífero Santa Rosa-Toay que provoca el crecimiento habitacional en la zona de quintas que une las dos localidades, cuyas napas se deprimieron entre 10 y 15 metros. La gran cantidad de perforaciones y el riego indiscriminado de los patios, agravan día a día la situación, hasta el punto de amenazar con el agotamiento del recurso hídrico fundamental.

  • ¿Qué significan las plantas para nosotros, los humanos? ¿Cómo intervienen en nuestras vidas cotidianas? ¿Por qué les damos más importancia a unas que a otras? ¿por qué algunas de ellas se han ganado nuestro rechazo con el nombre de “malezas” y otras nuestra simpatía con el nombre de plantas medicinales, si tanto unas como otras se consideran indistintamente “yuyos” en otras sociedades? Estas son algunas de las preguntas sobre las que pone foco la etnobotánica.

  • Las botas del hombre se han teñido de barro. Con pocas palabras señala la inmensidad del horizonte y su brazo, que hace apenas meses barría verdes en su recorrido imaginario sobre esa tierra donde nacieron y crecieron su padre, él mismo y sus hijos, hoy sobrevuela un desolador espejo en que se reflejan, como espantosa mueca de la suerte, las negras nubes que escupen de a gotas el desconsuelo.

  • Alguien que desconozca la historia y sus razones podría pensar que los pampeanos somos unos eternos quejosos, cuando lee noticias sobre los conflictos con Mendoza por las cuencas hídrica interprovinciales. Que buscamos embarrar la cancha con planteos judiciales. Que no tenemos voluntad de diálogo y consenso. Sin embargo, por definición histórica y las permanentes injusticias, a quienes vivimos en este pedazo de suelo argentino, no nos queda otra que los caminos de la resistencia frente al despojo de nuestros recursos, frente al ninguneo y manoseo de las autoridades políticas mendocinas y, finalmente, a las actitudes de afrenta antipampeana que ha demostrado el actual gobierno nacional.