Nuevo 1° de Octubre es una publicación mensual y gratuita de la CPE.

Cultura

  • Lo habitual es que Editorial Voces publique obras que son presentadas a su consideración por los propios autores. Y debe decirse que, en este sentido, nunca han existido problemas de escasez: tanto en literatura –sea narrativa, ensayo, poesía, hasta dramaturgia– como en todos los géneros musicales, se cuenta con un corpus abundante. De hecho, por momentos no se da abasto y se dilatan publicaciones que merecerían una rápida llegada al público.

  • Aquí anda dando vueltas el ángel de Edgar”. El músico Ernesto del Viso, en el instante previo a interpretar dos canciones con su guitarra, puso palabras justas al generalizado sentimiento que compartieron el numeroso público, las y los artistas invitados, y el panel que el pasado lunes 18 de septiembre, en la siempre hermosa sala del Teatro Español, presentó la flamante obra de Rubén Cacho Evangelista: “Edgar Morisoli. Poeta y militante del cancionero pampeano”.

  • En La Usina, todos los martes, durante una hora y media, un grupo de adolescentes despliega su creatividad en el taller de teatro destinado especialmente a gente de su edad. En una charla con su profesora, Astrid Urban, nos cuenta cómo trabajan y su visión de este arte.

  • La televisión cooperativa 2021 propone una grilla numerosa y de temática muy variada. Parte de la misma es “Rcreo”, una producción independiente local que va por su segundo año de emisión. El proyecto prepandemia debió adaptarse a las contingencias y salió airoso: mejor aún, la experiencia obró para consolidarlos como una alternativa muy buena. Charlamos con dos de sus responsables: Valentina y Celeste.

  • En el marco de la gira por la difusión de su último disco, “Vuelvo a estar con vos”, la cantante y actriz Sandra Mihanovich se presentó en Santa Rosa. Acompañada por su sobrina Sol, con quien compartió por primera vez el escenario, la intérprete recorrió algunos temas que marcaron su trayectoria y los de su nuevo trabajo.

  • Un atardecer impactó a una niña tímida, introvertida, de tercer grado de la Escuela Nacional de Salliqueló. Cuando la señorita Mabel leyó para toda la clase lo que había escrito aquella niña, dijo: “acá tenemos una pequeña escritora”. Hace mucho tiempo, muchos versos ya de aquél día; la niña es ahora una mujer que publica “Ojos mutantes”, su segundo poemario, esta vez editado por Editorial Voces de la CPE. Josefina Bravo ya no es aquella a la que le daba vergüenza hasta decir “presente” en clase, pero algo del espíritu lúdico de su infancia se preserva en su poesía.

  • La Fundación de Periodismo Patagónico se puso en marcha en Bariloche en 2019. Es la primera organización regional que piensa —desde el sur— el futuro de un oficio mutante. Dirigida por Santiago Rey, este año la FPP empieza a recorrer los territorios y el primer destino es La Pampa. Los días 3 y 4 de junio realizará un encuentro de Periodismo y Derechos Humanos impulsando la crónica, la investigación y la innovación periodística.

  • Se cumplen 50 años del debut artístico del Dúo Sombrarena, al que dimos vida Délfor Sombra y yo. Una experiencia irrepetible, vivida con singular entusiasmo en los lejanos y luminosos días de nuestra juventud. En principio deseo aludir a dos aspectos que considero interesantes: el origen de la formación del dúo, iniciativa de un amigo en común; y la compleja y riesgosa situación política del país de la que estuvo impregnada la breve existencia artística del dueto. También he de aludir al único disco que editamos, un testimonio que atesoramos especialmente, porque somos conscientes de que es un documento sonoro que no sólo va a trascendernos a nosotros, sino también —y por extensión— a un momento sobresaliente de la cultura pampeana y todos sus protagonistas.

  • “Los Cantores de La Pampa” fue un conjunto folklórico nacido en Santa Rosa que, con algunos intervalos de inactividad, estuvo vigente entre 1961 y 1969. Cacho Arenas, músico, investigador e integrante del grupo, repasa el camino recorrido durante aquella década en la que todos los sueños parecían al alcance de la mano.

  • TKQ es un espacio independiente y cooperativo que se inauguró oficialmente con la 35° Fiesta Nacional del Teatro, realizada en octubre en La Pampa. Gestionado por Laura Acuña, Facundo Morales, Ana Santa Marta y Hector “Pely” Malgá, teatrerxs pampeanxs que en 2017 participaron de un concurso nacional promovido por el Instituto Nacional del Teatro donde obtuvieron la adjudicación para la compra de un edificio que luego se transformaría en sala de teatro.

  • Editorial Voces está distribuyendo entre sus adherentes nuevo material para disfrutar en estos tiempos de escasez de actividades culturales públicas. La nueva entrega consta de un libro, “Caso Telén”, de Nicolás Bompadre y Damián Repetto y el cd “Músicas en argentino”, de Atípica Orquesta.

  • Desde el lunes 1º de noviembre se expone en la galería “Alfredo Olivo” del Concejo Deliberante de Santa Rosa la muestra fotográfica “Aves de La Pampa”. Se trata de un conjunto imágenes del fotógrafo Pablo Tamborini, tomadas a diversas especies de aves que habitan la región pampeana.

  • Cuando todavía tramitamos el impacto en los sentidos que genera la obra “Lápices, un musical con memoria”, encontramos importante volver a enfocar las razones por las cuales dos instituciones importantes, la Universidad Nacional de La Pampa y la Cooperativa Popular de Electricidad acompañados por la Comisión de Asociados del Credicoop, convocamos a compartir esta creación cien por ciento pampeana, con un hilo conductor: recordar, para muchos —los más jóvenes—, conocer y reflexionar sobre historias que forman parte de nuestra historia.

  • La mujer pampeana debió librar una lucha personal cuando decidió expresarse con libertad como cantante de canciones folklóricas, al hacerse visible y expandirse esa actividad artística en los años ’50 y ’60 del siglo XX en nuestra provincia y particularmente en Santa Rosa. La interpretación vocal parecía entonces estar reservada para los varones, en línea con la misma premisa que regía de hecho la constitución de conjuntos orquestales y grupales de música y canto popular en todas sus variantes. Esa condición implícitamente discriminatoria no estaba en la consideración de nadie, ni siquiera de la propia mujer, quizás porque era una realidad a la que la sociedad estaba habituada como si se tratara de algo preestablecido en el ambiente de la música y el canto, regido casi totalmente por hombres desde los albores del siglo anterior en nuestro ámbito folklórico local.

  • Muy lejos de su tierra natal, en un Buenos Aires que crecía diariamente, implantado allí cuando apenas tenía nueve años, durante su juventud echaba mano a sus recuerdos, retornando en versos a su querida patria chica, su patria santiagueña.

  • En los tiempos que corren, la “locura” solidaria todavía cuenta con porfiados militantes. Uno de ellos es el músico y poeta Ernesto Del Viso, quien desde mayo del ‘98 dirige el Grupo Vocal de Niños Ciegos de Santa Rosa, que acaba de presentarse en Córdoba en el Cuarto Congreso Internacional de la Canción Infantil Latinoamericana y del Caribe.

  • Voy por este monte oscuro rezumando sangre.  Solo, porque la sombra servil y ocasional de este otro hombre ni la cuento. Yo, Julio César Crevani galopo dolorido hacia el viejo boliche de El Carbón.

  • Nicolás Castellini tiene 89 años y pulsa su pincel con el entusiasmo de un adolescente. La soledad lo acompaña durante tardes y noches largas, cuando estampa sobre el lienzo escenas de su aldea, ya marginadas de la actualidad. Enamorado del paisaje rural y suburbano, los refleja en la tela, fiel a sus intensos sentimientos. Esta es la historia del hombre que todavía siente pudor cuando le dicen artista.

  • El parnaso argentino está poblado, gracias a su larga y nutrida historia, de numerosas y diversas figuras; dentro de ese abanico variopinto, y más allá de que, obviamente, las preferencias sobre escritores y estilos varían para cada persona, una voz supo destacar con luz propia a través de la particularidad de su expresión. Este brillo sui generis no le correspondió a otro que a aquel escritor que se identificó a sí mismo como “Almafuerte”. Con el solo hecho de nombrarlo ya incurrimos en una anticipación sobre la persona que hay detrás de la pluma; estamos realizando, en cierta manera, una declaración de su esencia.

  • Sí señor. De los chicos de la barra soy el más curioso. Los demás me cargan a veces y me dicen qué hacés detective, cuando les cuento que el coso ese anda en algo raro. Por ejemplo, cuando les dije que el marido de la verdulera no trabajaba como mi papá o el papá de los demás pibes del barrio que trabajan de día y vienen temprano a casa y después se van a jugar a las barajas al club o se sientan a tomar fresco en la vereda o se ponen a regar las plantas del patio. Seguro que el coso ese anda en algo raro, les dije.