Nuevo 1° de Octubre es una publicación mensual y gratuita de la CPE.

Historia de La Pampa

  • Uxmal remite al misterio y el asombro. Y es literatura de nuestro gran Bustriazo Ortiz, que no escapó a su influjo y transformó en vibrante poema un pequeño gran obsequio de la amistad. Sergio De Matteo lo rescata y lo contextualiza, dentro de un antiguo y reconocido lazo que nos une como países y como cultura.

  • El proceso que dio origen al movimiento vecinal cooperativista en Santa Rosa que en 1930 conformó la Cooperativa Popular de Electricidad, fue un largo proceso de toma de conciencia jalonado por momentos de lucha. En 1924 los vecinos manifestaron por primera vez contra los privilegios de la usina local y entre los principales motivadores de esta pueblada ‑Hugo Nale, Alfonso Corona Martínez y Marcos Molas‑ estuvieron quienes impulsarán años más tarde la concreción de la cooperativa de energía eléctrica conducida por sus asociados.

  • La represión impuesta en todo el país durante la última dictadura militar,  tuvo características particulares en La Pampa, donde fue responsabilidad del Comando de la Subzona 14, perteneciente al Ejército.

  • La educación, la experimentación y la innovación agropecuarias estuvieron presentes en La Pampa desde bien temprano en el siglo XX. Ya en la década de 1910 existían en el entonces Territorio Nacional diversas dependencias del Ministerio de Agricultura de la Nación (en particular Estaciones experimentales y Agronomías regionales), cuya principal finalidad radicaba en la generación y difusión de conocimientos agrícolas, en una coyuntura signada por la expansión del cultivo de cereales. Sin embargo, esa realidad institucional experimentó una significativa complejización al promediar la centuria, más específicamente a partir de 1952.

  • El 14 de septiembre de1947 se realizó una asamblea en el Teatro Español de Santa Rosa, que reunió a un importante número de empresarios del territorio. El objetivo era constituir una asociación que agrupara a los comerciantes e industriales de La Pampa y velara por los derechos e intereses de todos los empresarios, menos aquellos que se dedicaban a las actividades agropecuarias, ya que estos contaban con sus propias organizaciones desde las primeras décadas del siglo XX.

  • Tras casi cuatro años de intensa labor, el 11 de diciembre se realizó la entrega formal a la CPE de las 37 cajas con 1.303 unidades documentales que pertenecieron a Alfonso Corona Martínez. Fueron recuperadas y clasificadas por un equipo integrado por la Cooperativa, investigadores de Ciencias Humanas y técnicos del Archivo Histórico Provincial.

  • Para la década de 1940, el viejo rostro de los Territorios Nacionales se transformó definitivamente. Las repercusiones de la segunda gran guerra determinarán, en buena medida, tal proceso. La nueva concepción política nacional en ascenso imprimiría un profundo sentido social a esas transformaciones, que abarcaron al territorio de nuestra provincia.

  • Las “rastrilladas” son las huellas que se forman por el tránsito continuo e intencional de animales y grupos humanos al andar por el terreno. En el paisaje de la región pampeana, la sucesión de rastros y pisadas en un mismo sentido, fueron formando verdaderos caminos que, a través del tiempo, generaron una importantísima red de conexiones. Se estima que algunas de estas rastrilladas podrían corresponderse con sendas milenarias, que fueron utilizadas por grupos cazadores-recolectores pedestres y que se movilizaban uniendo grandes distancias.

  • Gabriel Anza quita con el revés de la mano la lágrima que se desliza por su mejilla. Pudoroso, evita mirar a su interlocutor. Se le ocurre, a modo de excusa, murmurar una alusión al frío inclemente que invade hogares y causa desasosiego en el puñado de hombres reunidos en la intendencia de Santa Rosa.

  • A principios del siglo XX, a la Iglesia Católica le costaba hacer pie en el Territorio Nacional de La Pampa Central. El flujo migratorio incesante y heterogéneo, con una fuerte presencia de cultores del liberalismo laicista, hacía de la provincia un lugar propicio para la expansión de anarquistas, socialistas, espiritistas y también masones; todas expresiones en tensión con la doctrina religiosa oficial, en ocasiones hasta el punto de la abierta confrontación. Célebres apellidos de la historia pampeana fueron protagonistas del auge de la masonería local en aquellos primeros años del 1900.

  • “Yo estoy un poco resignada, por la edad viste, me queda muy poco tiempo, pero… qué felicidad sería encontrar a ese nieto!”. Nélida Decristófano de Orzaocoa tiene 92 años. Sus ojitos claros brillan y una sonrisa cargada de ternura y nostalgia se dibuja en su rostro cuando repite la emotiva frase. Espera con el corazón abierto que la aparición de su nieto o nieta la ilumine, y sentir ese encuentro de amor.

  • La iniciativa de la Asociación Pampeana de Escritores, de realizar charlas sobre nuestra historia regional durante setiembre*, nos permitió ejercer dos principios básicos para transitar esta grave situación como región, como país, como comunidad: la solidaridad y la memoria para con el pueblo ranquel, que debió experimentar la suprema tensión de enfrentar la propia desintegración de su cultura y también la disolución de su historia.

  • En marzo comenzó la nueva programación de CPEtv y, entre otras novedades, este año cuenta en su grilla con Pampa Cronik, un programa documental de emisión semanal que recogerá temas históricos, culturales y científicos de la provincia. 

  • El oeste pampeano siempre fue pródigo en motivos sociales y geográficos para los poetas, músicos y narradores pampeanos. Bajo el influjo de esa región nació la literatura de Félix Domínguez Alcaraz, como nacieron de allí también la obra de su hermano Julio Domínguez, gran parte del cancionero de Bustriazo Ortiz y muchos de los poemas de Edgar Morisoli.

  • Un par de meses atrás, silenciosa y casi inadvertidamente para el ambiente cooperativo, del que resultaba todo un símbolo, se apagó la vida de don Raúl Figueroa. Mecánico por vocación, socialista, autodidacta, don Raúl era el único sobreviviente del legendario grupo de operadores de la mítica “Usina de las Trilladoras”, que tanta trascendencia ha tenido en el ambiente cooperativo provincial y aún nacional como símbolo de lo que puede la fe cooperativista popular. Lo que sigue es la síntesis de los apuntes correspondientes a una entrevista realizada algún tiempo antes de su deceso e inédita hasta hoy, publicada como un modesto homenaje.

  • La de Simplicio Albornoz y su familia es una historia parecida a la de cientos de puesteros del oeste pampeano. Tal vez sea una de las más conocidas, porque resistieron. Pelearon con un destino en contra y no le allanaron el camino a los personeros del despojo.

  • La Pampa es una provincia muy joven, se constituyó como tal en 1951. Un año después se llamaría Provincia Eva Perón, hasta el 55. Sin embargo, la actividad de los pueblos y asentamientos comenzó mucho tiempo antes, una evidencia de esto es un antiguo almacén de ramos generales en Ataliva Roca, la pequeña localidad a 45 kilómetros al sur de la ciudad de Santa Rosa.

  • Hasta entrada la década del 60 nadie se sorprendía al ver los caballos de los carros volcadores atados a la puerta en la calle Escalante, aún de tierra. Hoy, más de medio siglo después, si no es por un par de bicicletas con el canasto lleno de herramientas y alguno que otro auto o camioneta con los claros signos de duras jornadas de trabajo, pocos se imaginan que tras esas puertas modestas, sobrevive uno de los rincones que ha servido de encuentro a generaciones de santarroseños: "el boliche de Adam".

  • El 5 de marzo de 2002, un grupo armado protagonizó uno de los capítulos policiales más impactantes y sorprendentes en la historia provincial. Intentan asaltar un banco de la pequeña localidad de Telén, al oeste de La Pampa, pero no encuentran nada de lo esperado, o eso parece, y desaparecen a bordo de un helicóptero que se estrella en un campo de Provincia de Buenos Aires. El hecho parecía sacado de las páginas de una novela policial. Y es allí donde terminó: en Caso Telén, el libro de Damián Repetto y Nicolás Bompadre que formará parte de la próxima entrega de Editorial Voces de la CPE.

  • Han transcurrido cincuenta años desde que la histórica Peña Cultural “Temple del Diablo” abriera sus puertas en Santa Rosa. El espacio permaneció activo apenas veinte meses, desde el lunes 26 de junio de 1972 hasta el domingo 24 de febrero de 1974, pero protagonizó un intenso y palpitante trajín cultural, marcando un hito en el álgido devenir social y político de la comunidad local y provincial.